Churchill War Rooms, el búnker subterráneo de Churchill durante la II Guerra Mundial

Si hay una persona famosa en la historia del siglo XX británico, ese es Sir Winston Churchill (1874-1965). Además de gobernar el Reino Unido desde 1940 a 1945, en plena Segunda Guerra Mundial, y luego de 1951 a 1955, fue un destacado militar (que combatió, entre otras batallas, en India o en la segunda guerra bóer), además de prolífico político, escritor, premio Nobel de Literatura, artista aficionado, medio noble y ciudadano honorífico de Estados Unidos.

12662726_1137069436310907_938126724334593218_n-6
Conferencia de Yalta. Churchill, Roosevelt y Stalin

Como buenos apasionados de la Historia que somos, las Churchill War Rooms era uno de los lugares imprescindibles a visitar en Londres. Este lugar tan apasionante está compuesto por las Cabinet War Rooms, el búnker subterráneo que utilizó el gobierno británico durante la Segunda Guerra Mundial, y por el Churchill Museum.

Este museo no es de los gratuitos, hay que rascarse el bolsillo: cuesta 19 libras, pero merece totalmente la pena gastárselas si os interesa el tema.

12669532_1137069036310947_2474175689805233407_n-1
Ingreso a las Churchill War Rooms.

Está al lado del Ministerio de Asuntos Exteriores y de la Commonwealth, entre St.James’ Park y el propio Parlamento (parada de metro: Westminster, líneas Jubilee, District y Circle), por lo que es perfecto para combinar con una visita de la zona centro de Londres. Aunque no es un lugar muy popular entre los turistas, recomendamos visitarlo a primera hora (abre a las 9’30 de la mañana), para evitar colas y agobios, y es que esos pasillos son pequeñitos y el número de visitantes está restringido.

Ya en la puerta podemos ir intuyendo qué clase de lugar vamos a encontrar: nada de grandes entradas ni florituras, como en otros museos. Es el búnker auténtico, donde se fraguaron las tácticas que llevaron a la victoria de los aliados, así que, obviamente, la discreción era el punto más importante. Tenía que estar en un lugar lo más secreto posible, de hecho, los trabajadores no estaban autorizados a revelar a nadie qué hacían y mucho menos dónde, ni siquiera a los familiares. Este veto ha durado años, por si se daba de nuevo una guerra y había que reutilizarlo.

Las habitaciones fueron abiertas al público por Margaret Thatcher, una gran fan de Churchill, en 1984 y no fue hasta 2005 cuando se añadió el museo del político.

12705474_1137069079644276_3674628695642164113_n-2
Sala de las mapas.

Al pagar te dan tu audioguía (que nosotros recomendamos) y automáticamente se pasa al búnker.

Muchas de las habitaciones han sido reformadas (¡no os asustéis con los maniquíes!), pero otras, como la del mapa, se han mantenido tal cual se dejaron en 1945. Se puede ver desde la cocina hasta el dormitorio de Churchill, el de su mujer y los de otros empleados, así como las oficinas y salas de reuniones donde se decidía el devenir de la guerra ¿No os parece apasionante?

12647502_1137070006310850_4187812989095973464_n-3
Habitación de Mrs Churchill.
12705724_1137070159644168_6921219721744977090_n-4
Habitación de Winston Churchill en el bunker.

Aunque está permitido, es muy complicado tomar buenas fotos, ya que es un lugar estrecho, oscuro y sin ventilación. Imaginad cómo se tenía que vivir ahí abajo… y es que trabajaban, pero prácticamente vivieron allí, decenas de personas, especialmente durante los meses más duros de la guerra.

Una vez visitada la parte de las Cabinet War Rooms, pasamos al Churchill Museum, y la verdad es que fue una gran sorpresa: ¡ahí hay de todo! Al estar recogida toda su vida, desde su infancia a su funeral, se pueden encontrar las fotos más icónicas de la Segunda Guerra Mundial, mapas interactivos, grabaciones de los discursos que han pasado a la historia e, incluso, fotos familiares y las cartas que Churchill mandaba a su mujer.

El punto lúdico y participativo que hay en todo museo british que se precie está también presente: puedes probarte los famosos sombreros que llevaba (que pesan un montón) y cacharrear con un montón de paneles multimedia. Tampoco faltan los  voluntarios, siempre dispuestos a resolver cualquier duda o a incitarte a toquetear.

12662535_1137070119644172_9189518215883708378_n-5

Siempre lo diremos: no hay museos en el mundo como los british. Y añadimos: ni tiendas de los museos. En esta podrás encontrar todo tipo de objetos vintage, souvenirs y todos los libros que te puedas imaginar sobre Churchill y la Segunda Guerra Mundial, eso sí, no esperes precios bajos.

 

2 pensamientos en “Churchill War Rooms, el búnker subterráneo de Churchill durante la II Guerra Mundial”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *