Archivo de la etiqueta: playa

Viaje a Sudáfrica y escala en Estambul en 18 días

Viaje a Sudáfrica, con escala en Estambul, por libre en 18 días (del 29 de marzo al 15 de abril de 2017).

Si Perú fue el viaje que soñé durante años, Sudáfrica es el de Andrea. Ambos teníamos muchísimas ganas de pisar África y, aunque nos hacía muchísima ilusión, hacer un safari no era nuestra única motivación.

Sudáfrica, además de animales, tiene unos paisajes naturales que quitan el hipo y una historia apasionante, aunque dura (con Nelson Mandela a la cabeza), que nos ha interesado siempre y ha sido increíble escuchar de boca de quienes la vivieron. Para rematar, la espectacular metrópolis de Ciudad del Cabo y sus alrededores, que darían para un viaje en sí mismo. Seguir leyendo Viaje a Sudáfrica y escala en Estambul en 18 días

Viaje a Lisboa y Oporto en 5 días

Viaje a Lisboa, Sintra, Cascais y Oporto en 5 días por libre (febrero de 2011).

Este viaje lo hice hace mil años, cuando era estudiante y estaba empezando a viajar. No tenía un céntimo, ¡pero quería viajar, viajar y viajar! Portugal fue el destino elegido, esta vez con mi mejor amiga del barrio de toda la vida ¡Lo pasamos genial!

No pudimos decidirnos entre Lisboa y Oporto y, como teníamos días suficientes, decidimos hacer las dos. Tampoco nos queríamos perder el espectacular Palacio da Pena, para mi, uno de los más bonitos del mundo. Seguir leyendo Viaje a Lisboa y Oporto en 5 días

Viaje a Fez y Rabat en 4 días

Viaje a Fez y Rabat en 4 días por libre (del miércoles 22 al domingo 26 de febrero de 2017).

¡Este ha sido un viaje muy especial! El destino fue una sorpresa para Andrea hasta que llegamos a la puerta de embarque (¡qué emoción!), y no podía ser otro que Marruecos. Nuestro país vecino es muy importante para mí tras haber pasado un verano entre Marrakech y la zona del desierto hace ya algunos años, además, soy una apasionada de la cultura árabe. Tenía muchas ganas de que él lo conociera y de que le gustara… ¡y acerté!

La idea era pasar un día en Rabat, uno en Meknes, Moulay Idriss y Volubilis, y el resto del viaje en Fez. La nube negra que tanto nos acompaña en los viajes hizo su aparición estelar y unas lluvias torrenciales increíbles nos impidieron visitar Meknes, además de gastar más de lo que teníamos pensado. ¡Qué rabia!

La verdad es que viajando hay cosas que uno no puede controlar… así que lo dejamos para la próxima, porque a Marruecos siempre se vuelve 😉

DÍA 0: Llegada a Fez

Llegamos a Fez (la idea era volar a Rabat pero no había vuelos ese día) desde Londres Stansted con Ryanair. Ya muy tarde y no había más buses del aeropuerto al centro, así que tomamos un taxi… ¡que no arrancaba! Un grupo de taxistas tuvo que empujarlo ¡fue bastante cómico!

Como íbamos a viajar en tren temprano y la medina de Fez es tan laberíntica, nos quedamos junto a la estación, en el Ibis Fez.

Camino de Marruecos en el aeropuerto de Stansted
Sorpresa!!

 DÍA 1: RABAT

Torre de Hassan, Mausoleo Mohammed V, Chella

Este ha sido uno de los días más complicados que hemos tenido viajando.

Llegamos a la estación de Rabat y no paraba de llover. Cuando paró un poquito, conseguimos salir y pedir desesperadamente a un taxi que nos llevara de ruta, así aprovecharíamos el día… ¡en buena hora!

Visitamos la torre de Hassan y el mausoleo de Mohammed V, un lugar precioso, tremendamente fotogénico y quizá el más conocido de Rabat.

Después, llegamos hasta la Chella, que apenas pudimos disfrutar. No paraba de llover y bajaba tanta agua que no podíamos ni pasar por algunos tramos.

Decidimos volver a la estación. No había trenes, ni luz, y centenares de personas esperaban. Al final, consideramos que lo mejor era quedarse a dormir en Rabat.

Fachada frontal de la estación de tren de Fez, Marruecos
Estación de tren de Fez
Imagen de la Torre de Hassan con lluvia, Rabat, Marruecos
Torre de Hassan, impresionante

 

DÍA 2: RABAT

Medina, cementerio As-Shouhada, kasbah des Oudayas, rue des Consuls, av. Du Grand Magreb, av. Mohammed V

Hoy era el día para visitar Meknes, pero las previsiones daban lluvia en la zona y no queríamos arriesgarnos a algo parecido a lo de ayer. Nos levantamos y lucía el sol, vimos que la medina era chulísima… así que nos quedamos.

Subiendo por la preciosa medina, llegamos directamente al cementerio As-Shouhada, que nos pareció único y fascinante, ya que es enorme y está justo enfrente del Atlántico.

Estuvimos paseando un rato por la playa de Rabat, desde donde hay unas vistas muy chulas de Salé y la kasbah des Oudayas.

Subimos de nuevo a la medina para volver al centro por la Rue des Consuls.

Tras ponernos las botas en un restaurante local por unos 6€ los dos, salimos a la Avenida du Grand Magreb, que tiene a un lado la muralla de la medina y al otro los jardines Nouzhat Hassan, además de estar cruzada por el moderno tranvía.

Para volver a la estación, nos incorporamos a la avenida Mohammed V, con sus famosos edificios blancos de estilo colonial y, al fondo, el Palacio Real de Rabat.

Volvimos en tren, esta vez en segunda clase, a Fez.

Callejuela de la medina de Rabat, Marruecos
La tranquila medina de Rabat
Imagen lejana de la Kasbah des Oudayas, Rabat, Marruecos
Kasbah des Oudayas
Playa y faro durante el invierno en Rabat, Marruecos
El océano Atlántico en Rabat

 

DÍA 3: FEZ

Al Ándalus, madrasa Al Attarine, mausoleo Ahmed Tijani, curtidorías, museo de la madera, jardines Jnan Sbil, Fez el Jedid, barrio y cementerio judíos, palacio real, necrópolis de Merinide

Hoy tocaba descubrir la laberíntica medina de Fez, por la que hicimos una ruta de 3 horas con guía.

Comenzamos en el barrio Al Ándalus, pasando por un mercado local increíble, la antigua universidad (la más antigua del mundo y fundada por una mujer)  y la preciosa madrasa Al Attarine. Vimos desde fuera el mausoleo Ahmed Tijani y descubrimos las curtidorías. Acabamos con una visita al Museo de la Madera, un lugar nuevo y con muchas cosas bonitas.

Después de comer muy rico, nos fuimos para los increíbles jardines Jnan Sbil. Súper recomendados para ver una cara diferente de la ciudad.

Desde ahí, no sé cómo nos perdimos de tal manera que un hombre salió a “ayudarnos” y nos llevó por Fez el Jedid y el barrio judío, con parada en el cementerio hebreo, y luego nos intentó sangrar. Mucho ojo, esto es bastante habitual en Marruecos.

Al fin solos, fuimos a ver las impresionantes (y doradas) puertas del palacio real de Fez. Es una pena que no se pueda entrar.

Reventados, subimos en taxi a la necrópolis de Merinide, desde donde disfrutamos de una fantástica panorámica de la ciudad y un ambiente muy chulo.

Al bajar, comimos en una terraza en la medina, disfrutando del ambientazo de Fez, y nos fuimos a descansar la paliza.

Las enormes puertas doradas del palacio real de Fez, Marruecos
Palacio real de Fez
Imagen panorámica de la ciudad de Fez desde la necrópolis de Merinide
Vista de Fez desde la Necrópolis, imperdible

 

DÍA 4: FEZ

madrasa Bou Inania, medina

Inauguramos el último día pegándonos un buen madrugón para hacer fotos al amanecer desde la azotea del riad.

Luego, fuimos a visitar la madrasa Bou Inania y aprovechamos para callejear por la medina, ya con más calma.

No nos podíamos ir sin comprar cosas bonitas y hacerme la henna ¡que no me resisto nunca!

Luego nos sentamos en una placita a picar algo y a ver la gente pasar, empapándonos bien de Marruecos hasta la próxima… Calidad de vida.

Ya en el aeropuerto, alucinamos con las fuertes medidas de seguridad… aunque las entendemos.

Interior de la bonita madrasa Bou Inania, Fez, Marruecos
Madrasa Bou Inania
Tatuaje de Henna en la medina de Fez, Marruecos
Amo la henna!!

Dejando las lluvias a un lado ¡fue un viaje precioso! Buena comida, buenísima gente, paisajes, arquitectura, riads chulos, artesanías y cositas bonitas… todo a buen precio y cerquita ¿quién da más?

Además, aprendí una valiosa lección: En los viajes, como en la vida, se puede planear mucho, pero puede haber (y, de hecho, suele haber) imprevistos, y cosas que no nos gustan… pero hay que tomárselas  como vienen, adaptarse ¡y disfrutar de lo que tenemos!

Esperamos que os haya gustado este post! 🙂  Si es así, podéis compartirlo con amigos en redes sociales, y de paso nos echáis una manita!

Viaje a Toscana en 6 días: Carnaval de Viareggio, Pisa, Florencia y Lucca

Viaje a Toscana en 6 días por libre (del 14 al 19 de febrero de 2016).

Ponte Vecchio en Florencia

Seguir leyendo Viaje a Toscana en 6 días: Carnaval de Viareggio, Pisa, Florencia y Lucca

Viaje a Singapur, Bali y las islas Gili en dos semanas

Viaje a Singapur, Bali y las islas Gili en 14 días (del 24 de julio al 6 de agosto de 2015).

Teníamos muy poco dinero y muy pocos días de vacaciones, pero queríamos, necesitábamos viajar, y que ese viaje fuera especial. El cuerpo nos pedía un viaje de larga distancia, olvidarnos de todo en un lugar con una cultura absorbente, colores, olores, mucha naturaleza, comida rica… Tenía que ser Asia.

Teniendo tan pocos días (por calendario son 14, pero ya la ida y la vuelta son dos días prácticamente enteros), ni se nos pasó por la cabeza intentar abarcar un país entero. Bali se llevó el gato al agua.

Seguir leyendo Viaje a Singapur, Bali y las islas Gili en dos semanas